La filigrana, ignorada por las nuevas generaciones

Posted on Actualizado enn

Carlos Ramos, un artesano fiel a la tradición familiar.

Orgulloso de su pasado artesanal, pues tanto su padre como su abuelo se dedicaron al arte de la filigrana, Carlos Alberto Ramos Durán es hoy uno de los pocos orfebres que mantienen vivo este oficio.

“Mi padre Leonardo Ramos Cobos, mejor conocido como don Gato, fue uno de los grandes maestros que aparecen en el libro de Fomento Cultural Banamex sobre el arte popular mexicano, yo nací entre esto” dijo el artesano.

“La filigrana, como su nombre lo dice es granos y filamentos”, agregó, “y nosotros mismos lo hacemos todo a mano, tanto en plata como en oro, seguimos trabajando a la antigüita que es lo que nos hace diferentes”.

Las piezas realizadas por la familia del artesano han sido obsequiadas a varios personajes, entre ellas destacan el rosario que se le dio al Papa Juan Pablo II en su visita a Yucatán y las cruces para la ordenación de los 12 cardenales en el Vaticano.

La princesa Carolina de Mónaco recibió un rosario de filigrana hecho por esta familia de artesanos en su visita al país, al igual que Hiroito, emperador de Japón y George Bush, ex presidente de Estados Unidos.

“En el Concierto de las 1,000 Columnas, en Chichén Itzá, las mancuernillas que utilizó Placido Domingo son hechura nuestra y a Armando Manzanero le confeccionamos sus piezas de filigrana, las cuales son de oro puro de 18 kilates”, añadió.

“Fabricamos desde un pequeño par de aretes hasta una escultura de plata, pulseras, rosarios de filigranas, marcos y figuras como tortugas y barcos; por desgracia las nuevas generaciones ya no valoran el trabajo, ven la pieza, la agarran y calculan el peso con la mano”, lamentó el orfebre.

“Este es un trabajo artesanal, hecho a mano, pero por desgracia a las nuevas generaciones no les interesa mucho esto, pues otros tipos de joyería, como la italiana, han invadido el mercado y la filigrana hoy en día es muy difícil de comprar, casi somos los únicos que hacemos este tipo de trabajo en el estado y gran parte del país”.

Ramos Durán recordó que Oaxaca y Yucatán son los estados donde aún se sigue con esta tradición de fabricar joyería de filigrana, aunque ya no en la cantidad de antes pues los grandes maestros se han ido poco a poco y a los jóvenes no les interesa ni elaborarla ni comprarla.

Entre las muchas satisfacciones que la familia de Ramos Durán ha recibido gracias a su oficio, destaca el reconocimiento que su trabajo tiene en el exterior, fuera de las fronteras mexicanas.

Fuente : http://www.yucatan.com.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s